Notice: wpdb::prepare se llamó incorrectamente. La consulta no contiene el número correcto de marcadores de posición (2) para el número de argumentos facilitado (3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje se añadió en la versión 4.8.3.) in /home/celicity/public_html/wp-includes/functions.php on line 4041
¿Por qué no son fiables los test de intolerancias de las farmacias? | CeliCity

¿Por qué no son fiables los test de intolerancias de las farmacias?

ptd
Campo Rico: Los productos SIN GLUTEN más naturales que existen
11/05/2017
ptd3
¿Quieres comprar los mejores productos SIN GLUTEN al mejor precio?
15/05/2017
Mostrar todo
ptd

El mundo de las alergias e intolerancias alimentarias nos es francamente familiar a l@s celíac@s. Quizá antes de saber que lo eras notabas que te sentaban mal determinados alimentos y acudiste a una farmacia a hacerte uno de esos famosos test de intolerancia, o seguro que conoces a alguien al que le han dicho que es intolerante al gluten “gracias” a uno de estos test.

Sabemos que la celiaquía provoca otras intolerancias secundarias, por lo que no es raro que una persona celíaca sea intolerante a ciertos alimentos, lo que no es recomendable hacer es diagnosticarselo de esta manera. Hoy te vamos a contar por qué estos test no son fiables y por supuesto por qué en ningún caso pueden servir para diagnosticar la celiaquía, ni ninguna intolerancia alimentaria.

 

-Respaldo científico: Muchos grupos médicos se han postulado en contra de este tipo de prácticas.  Ejemplos serían la Asociación Española de Pediatría o la Sociedad Canadiense de Alergia e Inmunología Clínica.

-Financiación pública: La Seguridad Social no financia estos test, pero sí otro tipo de pruebas diagnósticas. Si  hay indicios evidentes de que una persona puede padecer alguna intolerancia, lo habitual es que el equipo médico busque el diagnóstico y se realicen las pruebas médicas pertinentes (análisis de anticuerpos, curva de glucemia, test de aliento expirado…).

ex test2-Propósito: En primer lugar, muchos de estos test están enfocados a que la persona pierda peso: anuncian que si detectan el alimento que no toleras, y lo excluyes de tu dieta, adelgazarás. Una intolerancia alimentaria no tiene nada que ver con el peso de la persona. 

-Resultados concluyentes: Además de que muchos de estos test dan falsos negativos y falsos positivos, no ofrecen un resultado de nivel de intolerancia. Las intolerancias alimentarias son diferentes en cada persona, y el nivel de exposición a la sustancia dañina hasta que produce síntomas es muy variable. Por ejemplo, hay personas que toleran 0.5g de lactosa al día, y otras personas que pueden llegar a tomar 20g y no sufrir consecuencias.

-Intereses económicos: Hay mucho dinero invertido y en juego con este tipo de pruebas. Para diagnosticar adecuadamente intolerancias se usan pruebas más complicadas e invasivas como la biopsia, el análisis de heces o el test de hidrógeno espirado. Es mucho más cómodo para una persona acercarse a una farmacia y saber en 10 minutos que es intolerante a 150 alimentos, por lo que este tipo de test, vende.

 

Existen varios tipos de test de intolerancias:

 

alcat

 

ALCAT: Es el más famoso, puede que hayas oído hablar de él. No está respaldado por la comunidad médica, pero sí por la FDA (Agencia Americana de Alimentos y Medicamentos). Lo que hace es medir los niveles de Inmunoglobulina G (IgG) como respuesta a la ingesta de determinados alimentos y aditivos.

No es en ningún caso efectivo ya que no se ha demostrado su evidencia científica. La posibilidad de dar falsos positivos es altísima, lo que ocasiona que le “diagnostiquen” a la gente intolerancias que realmente no tiene, restringiendo su dieta de manera absurda. Cuesta en torno a 400-450 €.

 

 


 

vollLa electroacupuntura de Voll: También conocida por sus siglas EAV, se trata de un procedimiento diagnóstico en el que se mide la conductividad eléctrica en puntos específicos de la superficie de la piel.

Esta técnica está basada en la Medicina Tradicional China, y se realiza colocando en una placa las sustancias a analizar y poniendolas en contacto con un punto de la piel para medir la corriente. Se supone que si la persona es intolerante a ese alimento, se producirá un desequilibrio en la corriente eléctrica. Cuesta unos 100 € y evidentemente no tiene ningún respaldo científico.

 


 

elmaBiorresonancia: Se define como una práctica pseudocientífica  basada en la Biofísica de la Mecánica Cuántica, y la consideración es que una intolerancia no es más que el desequilibrio de los campos electromagnéticos.  El método “diagnóstico” ELMA se hace colocando electrodos en los puntos del cuerpo “conectados con el intestino” y midiendo las oscilaciones. Se obtienen distintos valores de impulsos eléctricos, que representan el nivel de tolerancia en función de la bioenergía. También cuesta 100 € y no sirve para detectar ninguna intolerancia.

 

 


 

diyKit de bolsillo autoaplicable: Este sí que es fácil, ¡Te lo puedes hacer tú mism@! Consiste en analizar una gota de sangre, y en media hora tendrás el resultado. Si con una gota de sangre pudieran verse todas las intolerancias que padece la persona, lo normal sería hacer este análisis en los bebés recién nacidos, a los que protocolariamente se les extrae una gota de sangre los primeros días de vida para descartar la existencia de enfermedades metabólicas como la fenilcetonuria. Se denomina la prueba del talón y si fuera cierto que así se saben las intolerancias, sería una práctica común detectarlas desde recién nacido para evitar problemas posteriores. ¿No creéis? Además, cuesta 230€.


Recordamos que otro de los riesgos de estos test es que si se suspende la toma de un alimento durante mucho tiempo y después se vuelve a reintroducir, existe el riesgo de que el cuerpo lo identifique como un agente extraño y se cree una alergia.

 

Una anécdota divertida para terminar…

yisaUn nutricionista escéptico ante este tipo de pruebas probó el test ELMA varias veces para comprobar su baja efectividad. Un día le daba que era intolerante a una cosa, al día siguiente a otra…Pero lo gracioso es que le pasó el test de intolerancia a la mesa de su despacho (sí sí, a su mesa!) y el resultado dio que la mesa era intolerante a la lactosa.

Si este tipo de test pueden diagnosticarle a una mesa intolerancia a la lactosa, te recomendamos que si sospechas tener alguna intolerancia, consultes con tu médic@ y te sometas a las pruebas diagnósticas validadas científicamente.

 

4 Comments

  1. Isaac dice:

    Según test Elma puedo comer Gluten, según biopsia no D:

  2. Leonor dice:

    Hola, quisiera hacerme test de intolerancias, ya se que soy celiaca pero creo que tengo más intolerancias. Por eso quería saber de un buen lugar para hacermelos en Barcelona. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *