Intolerancia, alergia y sensibilidad al gluten. ¿Son lo mismo? | CeliCity

Intolerancia, alergia y sensibilidad al gluten. ¿Son lo mismo?

miniatura contaminacion
¿Cómo evitar la contaminación cruzada? Algunas recomendaciones
27/01/2016
Zaragoza mini
Camarero, ¡Sin Gluten! – Restaurantes de Zaragoza
03/02/2016
Mostrar todo
mini celiaco

Últimamente el gluten se encuentra muy presente en el día a día, mucho se habla de la dieta sin gluten, la alergia, la intolerancia y la sensibilidad al gluten. ¿Pero son lo mismo? ¿Qué aspectos diferencian a cada patología?
Vamos a ver cada uno en detalle:

 

Sensibilidad al gluten no celíaca

Es una enfermedad que se ha empezado a diagnosticar hace poco. Su relación con la celiaquía es estrecha, pero no consisten en lo mismo.  En la sensibilidad al gluten no celíaca, hay evidencia de que la patología está causada por el gluten, pero las pruebas que confirman la celiaquía son negativas, por tanto, básicamente se diagnostica “por descarte”. 

En la práctica, el tratamiento es el mismo: dieta libre de gluten para toda la vida, ya que las personas con SGNC enferman cuando ingieren esta proteína, pero no tienen anticuerpos positivos en sangre, ni atrofia intestinal, ni los genes de la celiaquía positivos.

is

Mientras que en algunos tipos de celiaquía predominan los síntomas digestivos, aquí encontramos (aunque no exclusivamente) más presencia de manifestaciones extradigestivas como dolores articulares, pérdida de sensibilidad en las extremidades, fatiga crónica, mareos… Sin embargo, también pueden darse síntomas como diarreas crónicas, que hacen que se solape con el Síndrome del Intestino Irritable, y muchas veces es complicado diferenciarlos.

Dado que las pruebas clínicas no pueden confirmar este diagnóstico, la única manera de hacerlo es viendo la mejoría tras la retirada del gluten de la dieta, y, en ocasiones, haciendo la dieta de provocación, que consiste en volver a introducir la proteína al cabo de 6 meses para ver si vuelven los síntomas.

Alergia al gluten

La alergia al gluten es una condición bastante infrecuente en la población, que puede desarrollarse en cualquier momento de la vida. Consiste en una respuesta inmunológica inmediata desencadenada por la proteína del gluten mediada por los mecanismos IgE.
Las alergias tienen una sintomatología característica, aunque varía en gravedad. Por ejemplo, una persona puede experimentar sarpullidos, hinchazón de la cavidad bucal, etc. y otra puede sufrir un shock anafiláctico, que es muy grave y requiere de atención médica inmediata.

grains

 

Una alergia se diferencia de las otras patologías relacionadas por el gluten porque su inicio es muy brusco y agudo, casi inmediato a la toma del alimento que contenía el gluten.

Mientras que en la alergia el organismo ataca al agente extraño (el gluten), en la celiaquía (enfermedad autoinmune), el organismo se ataca a sí mismo 🙁

 

Intolerancia al gluten

 

glutenEs la enfermedad celíaca en sí misma, consistente en una intolerancia permanente a la proteína del gluten, que está presente en el trigo, el centeno,  cebada, espelta, kamut y titicale. El gluten causa una inflamación crónica del intestino delgado, y se dañan las vellosidades, lo cual produce que no se absorban correctamente los nutrientes ya que el órgano se encuentra atrofiado. A largo plazo se produce una malnutrición crónica, y la persona presenta deficiencias severas de vitaminas, minerales, etc.

 

Los síntomas clásicos de este trastorno están relacionados precisamente con la problemática en la absorción de los alimentos, lo que provoca síntomas digestivos (diarrea, hinchazón abdominal, pérdida de peso, dolor, vómitos…) pero también extradigestivos (fragilidad del cabello, cefalea, mareos, calambres musculares…).

Hemos de recordar que la celiaquía no es una intolerancia alimentaria del mismo tipo que la intolerancia a la lactosa o la fructosa, ya que ésto es una enfermedad autoinmune y crónica.

Te recomendamos que acudas a tu médic@ si tienes dudas acerca de tu diagnóstico o crees que puedes tener alguna de estas patologías. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *