De excursión por Olot | CeliCity

De excursión por Olot

Hamburguesa-sin-gluten-La-Sandvitxeria
Hoy no me apetece cocinar. ¡Mejor una hamburguesa y una cerveza sin gluten!
17/02/2015
uaoceu
Un celíaco en la Universidad
06/03/2015
Mostrar todo
Masia-Olot

Hola de nuevo, ¿Cómo estáis?

Este fin de semana pasado fui a pasar el día a Olot con unos amigos, a caminar un poco y visitar los volcanes y abrir el apetito para disfrutar de los manjares que sirven allí. ¡Ojalá sirvieran en más sitios de Barcelona carne como la que comí!

Antes de empezar a caminar, desayunamos un poco. Yo me había preparado un bocadillo sin gluten con el típico “pa amb tomàquet”, aceite y jamón ibérico, y un zumo, para coger energía. Ellos se comieron su bocadillo con gluten y empezamos a andar.

Realmente no hicimos un gran esfuerzo, por que no andamos más de una hora, ¡pero era la excusa perfecta para poder ir a Olot a comer! Concretamente visitamos el volcan de Santa Margarida y poco más, por que no llegamos a tiempo para dar un paseo en carro por La Fageda, con lo que decidimos ir directamente al restaurante. Todos teníamos muchas ganas de comer calçots y carne a la brasa, pero tuvimos que cambiar un poco el plan, ya que uno de nuestros amigos vino con el perro y no lo dejaron entrar. Les entendimos mal cuando hicimos la reserva. Así que ya puedes imaginar: ¡8 personas buscando un sitio dónde comer a las 2 de la tarde! Casi todos estaban llenos o no aceptaban animales, ¡pero lo solucionamos rápido gracias a la app Celicity!

Justo al lado del restaurante “antiperros”, la app indicaba un restaurante con terraza, y allí nos dirigimos. Nos sirvieron la comida fuera en la terraza, con lo que puedes pensar que nos congelamos un poco… ¡y así fue! Al principio estábamos en una parte con sombra, pero cuando se fueron los vecinos nos mudamos a su mesa y disfrutamos de una buena comilona en la terraza del Restaurant Cal Fuster, en la Carretera de Santa Pau 297 (km 3), en Olot. ¡Con sol incluido! Celicity también nos ofrecía otro restaurante, llamado Restaurant Ramon, pero nos quedaba un poco lejos y decidimos no ir, a pesar de que la app indica que es un restaurante especializado en celíacos.

Menú-Restaurante-Cal-FusterAunque tuvimos que esperar al menos media hora para que vinieran a tomarnos nota, tal y como era de esperar, no tuve ningún problema para pedir. Cuando todos habían pedido ya, hablé con la camarera (que luego nos dijo que era de Sabadell también, ¡qué pequeño es el mundo!) y le conté un poco sobre mis alergias e intolerancias. Muy amablemente, me indicó qué platos podía tomar, y finalmente me decidí por unas judías con cansalada (en catalán “fesolets amb cansalada”, y siempre que oigo la palabra “fesolets” me viene a la cabeza esa famosa canción de Las Tres Mellizas, jeje) y cogí el extra del menú, que pagando 4€ más me servían un entrecot de 500gr con patatas al horno, ¡¡ñam ñam!!

De postre sólo había tarta, helado o yoghurt y al no poder ver si el helado tenía gluten por que eran tarrinas blancas y habían tirado la caja, decidí coger un postre local y me comí un yoghurt sin gluten de La Fageda, ¡que están riquísimos! Los de chocolate también son muy buenos, y podéis encontrarlos en los supermercados Sorli Discau.

Y así acabamos la excursión, disfrutando de una buena comida entre risas y anécdotas.  ¡Como véis, explicándoselo bien al camarero, no suele haber problemas!

¿Qué tal han sido vuestras experiencias culinarias sin gluten en excursiones campestres? ¿Creéis que es complicado para un celíaco?

Un abrazo, y hasta la próxima.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *