5 consejos si han diagnosticado celiaquía a tu niñ@ | CeliCity

5 consejos si han diagnosticado celiaquía a tu niñ@

proceli
Un pan que sepa a pan
27/04/2016
concurso
¡Tú puedes ser el ganador!
29/04/2016
Mostrar todo
daniel-morcombe

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune de carácter genético. La prevalencia de la enfermedad celíaca varía entre 1 y un 2 de cada 100 en la mayoría de las regiones del mundo. Si bien se puede presentar en diferentes edades, se ha visto que el pico de máxima incidencia es entre los tres meses y nueve años de vida, o entre la tercera y cuarta década en adultos. Es importante destacar, que la mayoría de celíacos están sin diagnóstico, no saben que lo son.niño-sin-gluten

Los niños que padecen celiaquía deben aprender desde su diagnóstico a vivir con esta enfermedad, no hay que tener tabúes ni esconderla tratando de protegerlo porque se puede acabar consiguiendo el efecto contrario. Hay tratarla con la naturalidad y honestidad que merece el hecho de que el niño tendrá que abstenerse de comer con gluten durante su vida y la mejor manera de que esto suceda sin problemas es que él mismo sea consciente de su realidad.

Controlar la dieta libre de gluten de un niño una vez que sale de casa puede resultar muy difícil, ya que este se ve generalmente expuesto a alimentos que no puede comer y que se convierten en una tentación, o que simplemente desconoce si puede tomarlos o no. Eso sin contar con la contaminación cruzada, el peligro de cocinar sin gluten en lugares donde se ha hecho previamente con gluten.

Son muchas las amenazas para los primerizos en la enfermedad celíaca, y más si son niños. Por eso, para que padres e hijos tengan más llevadera esta enfermedad, pueden seguir los siguientes consejos:

  • Comunicación: informarles sobre su enfermedad desde el principio. La información debe ser clara y concisa, debe satisfacer la curiosidad y las dudas que pueda tener. Los niños son muy curiosos y preguntan lo más inverosímil, por eso, como padres, es nuestro deber para con ellos el estar al día de su enfermedad para transferirles todo el conocimiento disponible.
  • Educación: no es bueno quitar o esconder los alimentos con gluten para que el niño no los encuentre, el silencio y la oscuridad de los productos con gluten no benefician en nada en la educación celíaca que el niño debe llevar desde su diagnóstico. Es mejor mantenerlos en casa para que aprenda a distinguir lo que puede y lo que no puede comer, hasta llegar al momento que no necesite consultar si es un alimento apto o no para él.
  • Separación: separar los alimentos que llevan gluten de los que son sin gluten de manera que no haya lugar a la confusión y siempre sea fácil saber si un alimento lleva o no gluten dependiendo de donde se encuentre en la cocina. Es una manera ágil y rápida de moverse en una cocina con y sin gluten. Si se va a cocinar con y sin gluten, siempre debe hacerse primero la comida sin gluten para evitar la contaminación cruzada. Recuerda que más de 20mg/kg de gluten en la comida no es recomendable para los celíacos.
  • Alimentación: es importante involucrar a los niños en la cocina, tanto a la hora de cocinar, como para comprar y para consumir en establecimientos, así aprenden desde muy pequeños qué es lo que pueden o no comer y cómo cocinar los ingredientes sin gluten, de esta manera interiorizan todo lo referente a la enfermedad sin ser prácticamente conscientes y de una manera paulatina. La alimentación sin gluten no está reñida con una dieta equilibrada y saludable, la celiaquía no es una excusa para una mala alimentación.
  • Excursión: las salidas de casa de los niños celíacos son una fuente inagotable de intranquilidad para los padres, para estar más tranquilos te recomendamos informar a los círculos sociales por los que se va a mover el niño; avisar a familiares, amigos, maestros, etc sobre la enfermedad y las consecuencias de no seguir la dieta. Intentar averiguar de antemano qué comerá el niño cuando no esté en casa y, si es necesario, preparar con antelación alimentos aptos por si resulta difícil encontrarlos fuera y ha de llevarlos de casa, es la mejor opción si no se puede asegurar totalmente que dispondrá de una alternativa sin gluten.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *