Celiaquía e intolerancia a la lactosa | CeliCity

Celiaquía e intolerancia a la lactosa

lactosa
¿Qué hacer ante una intoxicación por gluten?
14/03/2017
portada
¿Un celíaco puede practicar deportes extremos? Entrevista con Celíaca de repente
17/03/2017
Mostrar todo
lactosa

La intolerancia al gluten es solo una de las tantas intolerancias alimentarias que existen. Efectivamente, otras intolerancias no desencadenan una enfermedad de tipo crónico y autoinmune como es la celiaquía. Sin embargo, es posible que la celiaquía haga que desarrollemos intolerancias secundarias, por ejemplo a la lactosa,  la fructosa o el sorbitol.

 

simboloAproximadamente un 20% de la población presentará en algún momento de su vida alguna reacción adversa alimentaria, pero esto es un dato que se ha conocido y empezado a investigar hace relativamente poco, ya que tan sólo desde hace 30 años el tema de las alergias intolerancias alimentarias es objeto de atención para la comunidad médica y científica.

Alergia e intolerancia no es lo mismo. Ambas son reacciones no tóxicas, ya que se producen por la ingesta de alimentos no tóxicos y no causan las mismas reacciones en todas las personas, sino que sólo afectan a las personas susceptibles. Por ejemplo, el azufre es una sustancia tóxica y a todo el mundo le causaría síntomas, pero una manzana no.

 

Dentro de las reacciones no tóxicas encontramos pues las alergias (mediadas por un mecanismo inmunitario) y las intolerancias (producidas por un mecanismo no inmunitario). Hoy hablaremos de la intolerancia a la lactosa. 

Es la reina de todas las intolerancias (34% de la población la padece). Celíacos y no celíacos la experimentan, cada vez se escucha más el término: Ya hay leche sin lactosa, yogurt sin lactosa, queso sin lactosa…Se produce porque la mucosa intestinal está alterada por la falta de producción de la enzima lactasa, lo cual ocasiona que la lactosa no pueda metabolizarse correctamente.

 

¿Qué es la lactosa?

La lactosa es un disacárido natural compuesto de glucosa y galactosa, que sólo está presente en la leche de los mamíferos (humanos, vacas, ovejas…). Se denomina comunmente “el azúcar de la leche”, es un disacárido natural compuesto de glucosa y galactosa y su fórmula es C12, H22,O11.

 

lactasaTipos de intolerancia a la lactosa:

Intolerancia congénita: Se trata de una alteración genética que se da desde el nacimiento. Es muy rara y hay muy pocos casos.

Intolerancia primaria: Está ocasionada porque la persona se cría en un ambiente donde no se consumen productos lácteos y por tanto no desarrolla lactasa. Suele darse en culturas asiáticas y africanas.

Intolerancia secundaria: Es la que nos interesa, porque está causada por enfermedades que afectan a las reservas enzimáticas del tracto digestivo. En este caso es la celiaquía pero también puede darse en fibrosis quística, cólon irritable, y otras situaciones transitorias como gastroenteritis, desnutrición, o toma de antibióticos.

 


 

lactosaSíntomas:

Los síntomas varían en función de las personas, ya que se unen factores como la cantidad de lactosa ingerida y la gravedad en la deficiencia de lactasa. La ingesta suele conllevar dolor abdominal (cólico), náuseas, vómitos, diarrea o flatulencias.

 

 



Diagnóstico

Se realiza de tres maneras:


hydrogen-breath-testTest de hidrógeno espirado
: Se sustenta sobre la base de que las bacterias intestinales al descomponer los azúcares liberan hidrógeno. Por tanto, este test mide el hidrógeno que hay en nuestro aire expirado tras la administración de la sustancia. Una elevación del hidrógeno indicará que la lactosa no se ha absorbido correctamente.  El problema de esta prueba es que genera muchos falsos negativos.

Test de tolerancia a la lactosa: Se administran 50g de lactosa vía oral y se mide la respuesta glucémica. La falta de incremento glucémico indicaría deficiencia de lactasa. Es una prueba bastante inespecífica.

 

Retirada de lactosa de la dieta: Viendo la mejoría clínica del paciente tras la retirada de la lactosa de su alimentación habitual, también es posible diagnosticar esta intolerancia.


 

tratTratamiento

El tratamiento, como en todas las intolerancias, consiste en la suspensión de la ingesta del alimento perjudicial.  Sin embargo, según el caso, no es necesario hacer una completa eliminación, sino que disminuyendo la cantidad de lactosa ingerida, la sintomatología remite. Cada paciente debe saber la cantidad que permite su organismo, aunque siempre intentando minimizarlo todo lo posible para evitar malestar.

También pueden tomarse suplementos de lactasa en forma de pastilla. Hay que recordar que una dieta sin lácteos puede comprometer los niveles de calcio, por ello habría que aportarlo a la dieta de otra forma, por ejemplo consumiendo coles, legumbres, o higos.

 


Alimentos que contienen lactosa

 

lacteosTodos los productos lácteos contienen lactosa, pero los que más concentración presentan son los desnatados o semidesnatados.

Pero también se encuentra como aditivo en muchos productos, ya que aporta sabor y tiene propiedades conglomerantes. Por ejemplo pueden contener lactosa las salchichas, los medicamentos, o los cereales.

Actualmente se fabrican productos sin lactosa para ayudar a las personas que no la toleran, como leches vegetales (almendra, soja, arroz), o lácteos a los que les quitan la lactosa.

 

¿Por qué hay tanta relación entre la celiaquía y la intolerancia a la lactosa?

Se sabe que la celiaquía predispone a la persona a desarrollar otras intolerancias de causa enzimática, en las que el cuerpo es incapaz de metabolizar la sustancia dañina del alimento, por un déficit de la enzima encargada de ello. En el caso de la intolerancia  a la lactosa, las enzimas encargadas de descomponerla se encuentran en las vellosidades intestinales, que como sabemos están atrofiadas en la celiaquía.

La producción de lactasa se realiza en el intestino delgado, precisamente la parte que l@s celíac@s tenemos más dañada, por tanto se ve reducida dicha producción. Sin lactasa, no puede digerirse la lactosa, por tanto pasa sin digerir al intestino grueso, que es donde genera la sintomatología.

Las personas que padecen esta intolerancia asociada a la celiaquía están aún más limitadas a la hora de comprar e ir a comer fuera de casa. Sin embargo, puede ser transitoria y se puede volver a los niveles naturales de producción de lactasa, una vez el intestino se haya regenerado gracias a la dieta sin gluten.

 

Algun@ de vosotr@s padece estas dos afecciones a la vez? ¿Cómo es vuestra dieta? ¿Os resulta muy difícil encontrar productos aptos? Compartidlo con todos nosotros. 

 

3 Comments

  1. Antonio dice:

    Tengo una duda no paro de pensar en ello parece absurdo pero muchas veces pienso que comiendo cosas que no sean sin gluten pienso que podríamos como a acostumbrar al organismo pero nose y quedria saber si seria posible quitar la celiaquia

  2. Esther dice:

    A mí me está pasando, siempre he tenido problemas con la lactosa y ahora me están sacando problemas de celiaquía, y estoy pasando un tiempo bastante malo porque tengo cierta distorsión en el intestino delgado e inflamación.

    • CeliCity dice:

      Hola Esther. Muchas veces ambas afecciones van unidas y, en caso de ser celíaca, con la dieta sin gluten el intestino se desinflama y regenera. Si finalmente tu diagnóstico es de celiaquía recuerda que estamos aquí para ayudarte y puedes informarte a través del blog o preguntarnos lo que necesites. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *